Home
Aktuelles
Konzernkritik
Kampagnen
Mitglieder
Jahresberichte
Stimmrechte
Termine
Links
Volltext-Suche
Kontakt
Organicación central de Accionistas Críticos en Alemania

A fin de maximizar las ganancias, Bayer ha comercializado conservas de sangre infectadas con el SIDA, Siemens tiene el propósito de activar la ruina nuclear de Mochovce en Eslovaquia, Thyssen pretende convertir al Transrapid en parte de nuestros paisajes, mientras que DaimlerChrysler quiere clavar el Eurofighter al cielo. Las compañías Hoechst y Schering se dedican a cultivar a nivel mundial nuevas clases de colza, tabaco y patatas manipuladas genéticamente. Y, mientras tanto, la Deutsche Bank organiza la explotación sistemática de los países en vías de desarrollo, en vez de dar una solución socialmente aceptable a la crisis de la deuda externa de tales países.

Desde mediados de los años 80, un grupo de pequeños accionistas ha venido protestando contra tales prácticas empresariales irresponsables, oponiéndose a que la obligación social de la propiedad se vea reducida a una mera anécdota de la Ley Fundamental Alemana. Los Accionistas Críticos no preguntan primero, si el dividendo en acciones obtenido es alto, sino de dónde proviene.

En las asambleas generales de actualmente alrededor de 30 sociedades anónimas alemanas, exigen rotundamente una mayor protección del medio ambiente, más justicia social y el cumplimiento con los derechos humanos.

En 1996 y 1967, ante las asambleas generales de Bayer, Merck, RWE y Deutsche Bank, los Accionistas Críticos solicitaron que se fijaran la protección del medio ambiente y la respon- sabilidad del producto en las Artículos de Asociación como meta empresarial fundamental. Lograron un éxito considerable, alcanzando entre el tres y el cinco por ciento de los votos.

Además, cada día se unen más pequeños accionistas a los Accionistas Críticos, transfiriéndoles los derechos a voto de las acciones. Unas mil quinientas personas lo han hecho ya en el año 2000.

"Respetamos a todos los que quieren seguir manteniendo sus acciones de Daimler o Siemens como una inversión de capital" – garantiza el gerente de la Federación de Accionistas Críticos, Henry Mathews. "Si algún accionista ya no está de acuerdo con que se obtenga una parte de sus dividendos con la venta de armas o de tecnología nuclear, puede hacérselo saber a las señores gerentes de las sociedades anónimas a través de nosotros."

Accionistas que desean ser representados por la Federación y sus 33 organizaciones miembros, sólo tienen que concedernos un poder una vez por año. Éste cubre los derechos de voto en todas aquellas compañías, en cuyas asambleas generales son activos los Accionistas Críticos. "Aunque no hay que recompensarlo", asegura Mathews, "nuestra labor sí depende de que los accionistas nos otorguen una pequeña parte de su dividendo en acciones". Generalmente, se trata de una donación de un 0,15 Euro por cada acción, "pero muchos nos donan más aún."
 

06. April 2004:
Daimler Chrysler: Discurso de Eduardo Fachal,
Argentina, en la Assamblea General

13. Dezember 2003:
Mercedes Argentina: Juan Tasselkraut debe ser procesado
por complicidad en el asesinato de Diego Núñez